• Serie 1- Transformando el sector de la Salud

    Según la Organización Panamericana de la Salud, más del 70% del gasto total en salud en las Américas corresponde a la atención de pacientes con enfermedades crónicas, como el cáncer, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, las afecciones respiratorias e insuficiencias renales crónicas. Cabe resaltar, que estas están enmarcadas como enfermedades de larga duración y la mayor parte del gasto en estas, está representado en la atención de complicaciones, lo cual incluye hospitalizaciones, cirugías y estancias en unidades de cuidado intensivo.

    Aunque en los últimos años hemos presenciado una mejora a nivel regional en los modelos de prevención secundaria, a través de la supervisión de factores modificadores como, la nutrición, la actividad física, la adherencia terapéutica, la mitigación de riesgos y el diagnóstico temprano, aún persisten grandes retos respecto a complicaciones y recidivas prevenibles, los cuales siguen siendo causa importante de morbilidad secundaria y mortalidad.

    Actualmente, el sector de la salud trabaja arduamente en vencer estos problemas, sin embargo, dada la baja transformación digital del sector, no es posible conseguir una ubicuidad del ejercicio médico aprovechando las herramientas disponibles, lo que genera insuficiencia en la cobertura, calidad y acceso a un derecho fundamental y universal como lo es la salud. Por esta razón, es de gran importancia un cambio en la forma de comprender como gerenciar a un paciente crónico, donde es indispensable el uso y adaptación de modelos innovadores disponibles en otras industrias, los cuales, han sido utilizados para procesar, mostrar y entender información continua de sus grupos objetivos.

    De la atención esporádica….

    La mayoría de pacientes crónicos son atendidos de forma intermitente, eventual y contingente, donde fuera de los servicios de urgencias, la oportunidad de ser atendido por un profesional especializado es esporádica, siendo en la mayoría de los casos, no más de veinte minutos cada cierta cantidad de meses. Además, en la mayoría de los casos, este tiempo es insuficiente para comprender la vida del paciente más allá de los exámenes que el recordó traer.

    Actualmente, hay fuerte evidencia que, en pacientes con síndromes metabólicos, incluyendo hipertensos y diabéticos, el hecho de tener conocimiento permanente de sus signos vitales, uso de medicamentos, mediciones antropométricas, variables de laboratorio y patrones alimenticios por parte de su modelo de salud, acompañados de una fuerte y continua retroalimentación al paciente y sus cuidadores, se pueden disminuir ostensiblemente la incidencia de complicaciones. Sin embargo, en América Látina debido a nuestros modelos de aseguramiento, estos esfuerzos de cuidado continuo presentan grandes barreras dadas por factores económicas, culturales y logísticas de nuestro entorno.

    Es aquí donde la transformación digital debe permitir un nuevo abordaje del paciente en el cual, a través de la experiencia de usuario, el análisis de grandes volúmenes de información y el Internet de las cosas, combinado con nuevos modelos clínicos de intervención, atención y terapéutica consecuentes con los datos disponibles, pueden crear toda una nueva cultura en el tratamiento de pacientes crónicos.

    …Hacia el gerenciamiento continuo

    En Glya llamamos “Gerenciamiento” al conjunto de estrategias para abordar al paciente de forma continua en el tiempo, este modelo incluye las siguientes características:

    1. Desinstitucionalización y atención domiciliaria de la salud

    El epicentro de la atención del paciente crónico, debe ser el hogar: allí, las diferentes interacciones de los cuidadores, la adherencia al tratamiento y el empoderamiento del paciente son el eje fundamental para el ejercicio del gerenciamiento. Es así, que en su gran mayoría el modelo de intervención pasa, en la medida de lo posible, al hogar, lo cual incluye modelos de visita domiciliaria de técnicos y profesionales supervisados y retroalimentados remotamente en tiempo real, colaboración activa del grupo familiar y uso de tecnologías de diagnóstico en casa.

    2. Telemonitorización

    La adquisición continua de información y su transmisión en tiempo real, es el inicio del proceso de gerenciamiento desde el hogar, lo cual incluye los nuevos modelos de censado de signos vitales en tiempo real como, glicemia, temperatura, presión arterial, oximetría u otro parámetro clave según la patología del paciente, superando dificultades que ponen en riesgo la adherencia a los tratamientos, como lo son capacidades técnicas, ubicación, etc, los cuales se deben tener en cuenta para crear la mejor experiencia de usuario posible.

    No solo las variables clínicas necesitan monitorización continua, los hábitos del paciente incluyendo actividad física, nutrición, uso de medicamentos y las mediciones de bienestar y capacidad también pueden ser adquiridas a través de estrategias de alta usabilidad incluyendo consolas de sobremesa con sistemas operativos personalizados y modelos de reconocimiento de voz , que ayuden, de forma fácil, a pacientes y cuidadores a entregar la máxima cantidad de información que mejore el proceso de gerenciamiento.

    3. Retroalimentación Activa e Inteligente

    La Retroalimentación Activa, es el eslabón que cierra el ciclo del Gerenciamiento, permitiendo que, por medio de un llamado a la acción por parte del paciente y sus cuidadores, se logre aportar en la disminución del riesgo de complicaciones o progresión de la enfermedad.

    Desde Glya, hemos identificado la importancia de buscar formas de comunicación continuas, oportunas, pertinentes y accesibles, que motiven a cambios en el comportamiento de los pacientes, que pueden ser desde servicios de mensajería instantánea automatizados, especialmente vía WhatsApp, hasta llamadas personalizadas por parte de profesionales de la salud, que pueden hacer ajustes terapéuticos en momentos seleccionados.

    Este espectro del abordaje de la retroalimentación necesita un uso intensivo de modelos de análisis de datos e inteligencia artificial que permita cumplir los objetivos, mientras el paciente no se siente vulnerado ni fastidiado por el proceso de gerenciamiento. Aquí la persuasión y el acompañamiento comprometido del entorno familiar o institucional es lo más importante.

    4. Registros Clínicos de Nueva Generación

    La historia clínica como repositorio base de la información sanitaria es el origen del proceso de Gerenciamiento, sin embargo, la dinámica sistemática de esta historia debe corresponder al modelo activo de seguimiento propuesto, por este motivo, una historia clínica electrónica tradicional NO ES SUFICIENTE.

    Por esta razón, en Glya llamamos Registros Electrónicos de Nueva Generación a los datos vivos; que trabajan continuamente en segundo plano, generando alertas y buscando umbrales en tiempo real sin ser repositorios muertos de información en la larga espera, para que otro profesional los vea.

    Los Registros Clínicos de Nueva Generación deben estar altamente granulados, permitiendo la adopción de métodos de análisis cuantitativos clínicos, que, gracias al aprovechamiento de la inteligencia de nuestras máquinas, vamos a poder diferenciar pacientes, gestionar el riesgo y modular la retroalimentación. En esta instancia, el uso de modelos estandarizados de intercambio de información e interoperabilidad, sumado a la segmentación de patologías a través de algoritmos y escalas son fundamentales en todo el ciclo de Gerenciamiento.

About the Author: Carlos Augusto López
Carlos Augusto es Médico Cirujano con estudios de posgrado en política, innovación y gerencia de servicios sanitarios y en liderazgo de la transformación digital de la salud. En el momento es doctorante del nodo de innovación de la Universidad de los Andes en Bogotá Colombia. CEO en Glya.

Últimos artículos